inicio >

Señales de que estás deshidratado


Mantenerte hidratado en esta época de calor es fundamental para no tener consecuencias graves en la salud, el estado de ánimo y en la imagen física. Los médicos recomiendan beber por lo menos 2 litros de agua para reponer los líquidos que pierdes durante el día y seguir esta recomendación tiene muchos beneficios.

La deshidratación ocurre cuando pierdes más líquido del que ingieres y tu cuerpo no tiene la suficiente agua para llevar a cabo sus funciones normales. La deshidratación puede ser ligera, moderada o grave, según la cantidad de líquido que se haya perdido o que le haga falta al cuerpo. La deshidratación grave es una emergencia que pone la vida en peligro y al sufrirla debes acudir inmediatamente al médico.

Es importante que prestes atención a tus niveles de hidratación y aún más si realizas una actividad física. A continuación, te mencionamos algunas señales de que te estás deshidratando.

Tu piel está seca

Si tu piel está opaca, áspera y seca, significa que debes tomar más agua, ya que al ingerir poco líquido el volumen de tu sangre disminuye y debido a esto, las células de tu piel se deshidratan.

Para prevenirlo, bebe mucho líquido y consume alimentos ricos en agua, como frutas y vegetales. Además, te recomendamos utilizar crema humectante en todo el cuerpo.

Tienes la boca y los ojos secos

La falta de agua hace que haya menos producción de saliva, esto provocará que tu boca se seque. Los ojos pueden ponerse un poco rojos, como si tuvieras una resaca de un día anterior, además de presentar cierta resequedad debido a la poca cantidad de agua en tus canales lagrimales. Estos síntomas son muy evidentes e inclusive otras personas lo pueden notar.

Te da hambre

¿Sientes hambre, aunque acabas de comer? Esto puede ser el resultado de que estás deshidratado. Un organismo privado de agua enviará señal de hambre para que consumas algún alimento, ya que la comida contiene liquido, pero no en la cantidad necesaria, y el intestino trabajará mas lento de lo normal.

Muchas veces tu cuerpo no sabe distinguir entre hambre o sed, prueba beber un vaso de agua y notarás la diferencia.

Te mareas o te duele la cabeza

¿Sientes que al hacer algunos movimientos te mareas? La deshidratación puede hacer que tu presión arterial descienda, ya que tienes menos volumen de líquido en la sangre.

Cuando estás deshidratado, con el más mínimo movimiento te puede doler la cabeza. Esto puede parecer algo común, pero a veces puede solucionarse simplemente bebiendo agua. Te sorprenderá la diferencia que este pequeño cambio puede hacer.

Vas al baño muy pocas veces

El agua ayuda a mejorar la digestión y a facilitar el movimiento de los intestinos, si no bebes suficiente agua, será más complicado ir al baño.

Una persona sana va a orinar al baño unas 6 o 7 veces al día. Este número puede variar dependiendo de la vida o fisiología de cada persona. Si solo vas al baño dos o tres veces al día probablemente exista un problema. Los riñones necesitan agua para filtrar las impurezas y la disminución de la ingesta de agua puede deteriorar la función renal.

IMPORTANTE: Las bebidas Deportivas NO te mantendrán Hidratado

Hoy en día, las bebidas deportivas son una de las bebidas que más se comercializan como una solución a la deshidratación especialmente relacionada con la práctica y el rendimiento deportivo.

Este tipo de bebidas pregonan que ayudan a reponer los electrolitos en el cuerpo al hacer ejercicio o actividades al aire libre, pero esto no siempre es verdad. Una típica bebida deportiva contiene jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) y endulzantes artificiales. Contiene dos tercios del contenido de azúcar presente en un refresco, y es 30 veces más nociva para los dientes, que el agua.

Además de las bebidas deportivas, otras bebidas endulzadas como jugos, refrescos y aguas frescas comerciales también son poco saludables y no producen buenos resultados en cuanto a hidratación.

La clave para evitar una deshidratación es “Escuchar a tu Cuerpo”

La deshidratación puede ser muy dañina para el cuerpo, ya que dificulta su capacidad de regular la temperatura corporal, la digestión y otros procesos corporales importantes. Muchas veces, cualquiera de los síntomas que mencionamos anteriormente pueden ser solucionados con tan sólo beber más agua, pero si persisten, debes consultar a tu médico.

Los adultos mayores y las personas con ciertas enfermedades, como la diabetes, también corren un mayor riesgo de presentar deshidratación.

Nadie podría determinar si padeces una deshidratación mejor que tu mismo. Si sientes que sed o si sudas abundantemente, es muy importante que repongas inmediatamente el agua en tu cuerpo. No esperes a que aparezcan síntomas graves para tomar acción ya que esto podría poner en peligro tu vida.

Todos tenemos riesgo de padecer una deshidratación, incluso aunque no practiquemos actividad física, por esto es muy importante que siempre tengas una botella de agua a la mano, para mantenerte hidratado todo el tiempo.

Nada es más refrescante que tomar agua fría, para reemplazar los líquidos que se han perdido, sobre todo en la época de calor.

Toma + agua y c+ saludable

Fuentes:

https://www.msn.com/es-xl/estilo-de-vida

https://medlineplus.gov

A.D.A.M., Inc.