Blog >

Los calambres musculares y sus causas

Si has estado haciendo ejercicio y de repente sientes un dolor agudo en la pierna, ¡Puede ser un calambre!

¿Qué son los calambres musculares?

Los calambres musculares son contracciones o espasmos bruscos, involuntarios en uno o más músculos. Son muy comunes y muchas veces ocurren después del ejercicio o por las noches al estar acostado; estos últimos ocurren más frecuentemente en las piernas.

Los calambres se sienten más o menos como un dolor punzante que puede dificultar el movimiento, pueden ser dolorosos y algunos duran solo unos segundos, mientras que otros pueden tardar varios minutos en quitarse. Lo peor de los calambres es que pueden aparecer de la nada y con rapidez elevan su intensidad.

¿Qué causa los calambres?

Durante el ejercicio (o el movimiento en general), el sistema nervioso envía una señal a los músculos para que se contraigan, y luego otra para relajarse. Esto es lo que hace que los músculos se alarguen y se acorten. Los calambres musculares ocurren cuando el músculo no recibe la señal para relajarse, lo que puede ocurrir por diferentes razones:

  • Fatiga muscular
    Si tus músculos están realmente cansados ??o sobrecargados, es posible que no puedan absorber los minerales tan fácilmente. Estos minerales, ayudan a que el tejido muscular se relaje después de contraerse, por lo que puedes ser más propenso a sufrir un calambre.
  • Falta de flujo en la sangre
    La ropa demasiado ajustada puede dificultar que la sangre fluya de manera efectiva hacia los músculos, lo que significa que es posible que los músculos no obtengan el oxígeno que necesitan para funcionar.
  • Tus músculos necesitan líquidos para ayudarlos a contraerse y relajarse, así que no olvides hidratarte bien antes, durante y después del ejercicio sobre todo en estas épocas de calor.
  • Desequilibrio electrolítico
    Cuando sudas mucho, puedes perder electrolitos a través de la transpiración. Cuando tu cuerpo comienza a agotar sus reservas de nutrientes, como el potasio o el magnesio, esto puede provocar calambres.

¿Qué causa los calambres por la noche?
Si alguna vez has tenido calambres dolorosos (sobre todo en las piernas) por la noche que puedan alterar tu sueño, puedes estar deshidratado o tener un desequilibrio electrolítico. La mala circulación también puede ser una causa de este tipo de calambres y se dan mayormente en las personas que pasan una gran parte del día sentados en una posición incómoda que restrinja la circulación en las piernas.
Otra causa de calambres nocturnos puede ser la fatiga muscular o el embarazo.

¿Qué puedes hacer para evitar los calambres?

  • Asegúrate de tomar suficientes líquidos.
  • Muévete lo suficiente durante el día, especialmente si pasas gran parte del día sentado/a en una oficina.
  • Calienta y estira antes de empezar y al terminar a entrenar, especialmente con entrenamiento de alta intensidad.
  • Mantener una dieta saludable también puede ayudarte a prevenir calambres. La falta de potasio o magnesio puede aumentar el riesgo así que asegúrate de consumir muchos vegetales de hojas verdes, nueces y cereales integrales.
  • Si continúan los calambres nocturnos, consulta con un profesional de la salud.

¿Qué puedes hacer para deshacerte de un calambre?

Cuando empieces a sentir el calambre, deja de hacer ejercicio y estira el músculo acalambrado. Masajea un poco la zona (la estimulación puede ayudar a que los músculos se relajen un poco).

A continuación te comparto algunos ejercicios para aliviar un calambre:

  1. estira la pierna afectada hacia atrás mientras estás en posición de desplante y empuja el talón hacia abajo.
  2. siéntate y extiende ambas piernas al frente, acércate al frente y trata de llevar tus manos hacia los pies lo más lejos que puedas.
  3. De pie, sujeta tu tobillo y dirige tu pie hacia atrás. Trata de tocar los glúteos con el talón. Detente cuando sientas el estiramiento en la parte posterior del muslo.
  4. Si es posible, trata de caminar un poco para ayudar a que la sangre fluya y afloje el músculo.
  5. Aplica calor o frío: Usa una toalla tibia o una almohada de calor sobre los músculos acalambrados. Además, puedes darte un baño con aguan tibia. Aplicar hielo realizando un leve masaje también puede ayudar a aliviar el calambre.

Si tienes calambres ya sea por las noches o durante el ejercicio, hay mucho que puedes hacer, revisa tus hábitos y trata el problema de raíz. Si tienes calambres musculares intensos, frecuentes y que no mejoran con las medidas de cuidado personal consulta con un profesional de la salud.

Cuídate + y alcanza tu reto

https://medlineplus.gov

www.mayoclinic.org

www.intramed.net