Blog >

Con el corazón

El corazón actúa como una bomba que impulsa la sangre hacia los órganos, tejidos y células del organismo. La sangre bombeada por el corazón suministra oxígeno y nutrientes a cada célula, por ello es importante cuidarlo, ya que mantiene tu cuerpo en movimiento y es el centro del sistema cardiovascular.

¿Porqué cuidar tu corazón?

Un corazón sano requiere más que llevar una vida activa, los alimentos que consumimos son de vital importancia para tener una vida saludable y llena de energía. Nuestro cuerpo necesita colesterol para funcionar, sin embargo, en una cantidad apropiada para no exceder los niveles.

Alimentos que mantienen sano a tu corazón:

Existen alimentos que al consumirlos favorecen el control de triglicéridos y colesterol en la sangre y logran influir en el mantenimiento de un corazón sano.

A continuación, mencionaremos 4 alimentos ideales para mantenerlo saludable.

Almendra

Las almendras son ricas en grasas monoinsaturadas, las cuales disminuyen el colesterol en la sangre, estas grasas se encuentran también en los aguacates, el aceite de oliva y la nuez. Una dieta rica en grasas monoinsaturadas mejora la tolerancia a la glucosa, además de tener un efecto positivo disminuyendo el colesterol malo y los niveles de triglicéridos.

Avena

Los ácidos Omega- 3 contenidos en la avena, además de su fibra soluble, magnesio y potasio, son útiles para disminuir el colesterol malo, lo cual nos salva de padecer hipertensión.

Espinaca

La combinación de vitamina A y vitamina C, hace que la espinaca sea un gran aliado en la lucha contra las enfermedades del corazón. La vitamina C es un antioxidante que combate la acumulación de placa obstructiva arterial, según el Instituto Karolinska de Estocolmo.

Ajo

El ajo reduce la tensión y la placa arterial, protegiendo nuestro corazón y equilibrando el colesterol.

Para mantener un corazón sano la prevención es algo tan sencillo como comer de forma saludable, controlar el peso y hacer ejercicio físico.

Receta de licuado de Avena y Almendra.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de avena.
  • 2 plátanos en su punto óptimo de maduración.
  • 1 puñado de almendras.
  • 5 gramos de canela en polvo.
  • 200 ml. de agua o leche.

Preparación:

  1. Para preparar el licuado de avena y plátano, elegiremos plátanos grandes, amarillos y sin pasar de madurez.
  2. Una vez seleccionada la fruta, se deberá pelar y cortar en trozos pequeños para una mejor distribución dentro de la licuadora.
  3. Después de haberla troceado, inserta todos los pedazos de plátano dentro del vaso de licuadora.
  4. A continuación, licúa hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. Posteriormente, aplasta las almendras hasta obtener trozos pequeños e incorpóralos a la licuadora junto con la canela en polvo.
  6. Se deberán volver a licuar estos ingredientes con la intención de que se integren a la perfección.
  7. Una vez obtenida la nueva mezcla, incorpora las tres cucharadas de avena.
  8. Vuelve a licuar a una velocidad rápida durante un minuto hasta conseguir el punto de espesor o densidad deseado.

¡Listo! Tienes una receta rica y saludable.

C+ sano y cuida a tu corazón.