Blog >

¿Qué pasa si estás sentado todo el día?

Los humanos estamos diseñados para movernos y estar activos. Permanecer sentados durante la mayor parte del día presenta un gran riesgo para la salud ya que no hay una buena circulación sanguínea, se acumula la grasa en el abdomen, aumenta el peso, así como los niveles de triglicéridos.

A continuación, hablaremos sobre los daños que puede causar el estar sentado durante la mayor parte del día y lo que podemos hacer para remediar el daño

Tu cerebro no se oxigena lo suficiente y se disminuye el ritmo de las funciones cerebrales:

Cuando estamos en movimiento, los músculos bombean sangre y oxígeno a todo el cuerpo incluyendo el cerebro. En este proceso, se producen endorfinas en el cuerpo mismas que mejoran el estado de ánimo y mejoran el estado del cerebro. En un cuerpo sin movimiento, se ralentiza esta función y el cerebro es menos eficiente en sus funciones.

Se debilita la columna, se tensa más el cuello y los hombros:

Al permanecer sentados, adoptamos una postura encorvada lo que causa una condición llamada hiperlordosis o curvatura de la columna vertebral. Esta curvatura, comprime y desgasta los discos de las vertebras de la columna los cuales amortiguan la espalda y permiten liberar el peso al estar de pie.

Cuando no movemos la espalda durante varias horas, la columna pierde flexibilidad y nos hace más propensos a lesiones y dolores en la espalda.

Se eleva el colesterol y la presión arterial

No solo la vida sedentaria pero también el permanecer sentado durante mucho tiempo sobrecarga al corazón por lo que te vuelve más propenso a sufrir enfermedades cardiovasculares, colesterol elevado e hipertensión arterial.

Produces más insulina de la necesaria

Permanecer sin movimiento, impide que la insulina funcione adecuadamente por lo que no hay una correcta regulación del azúcar en el cuerpo. Esto puede llevarnos a desarrollar enfermedades como la diabetes y nos vuelve propensos a la obesidad y eleva los niveles de los triglicéridos.

Los huesos pierden fuerza

Cuando hacemos ejercicio, los huesos crecen y se fortalecen para facilitar la actividad, pero cuando estamos estáticos, los huesos prefieren ahorrar recursos; es por eso que estar sentado también te vuelve más propenso a problemas en los huesos como la osteoporosis.

Se debilita la zona del glúteo y el abdomen

Estar sentado inmoviliza los glúteos y el abdomen por lo que estas zonas del cuerpo se acostumbran y se vuelven flácidas y débiles. Además de verse menos estéticos, se ve afectada la estabilidad del cuerpo y la capacidad de realizar un mejor movimiento al caminar.

La postura con la columna erguida que nos produce el estar sentados por mucho tiempo, también debilita la espalda y causa flacidez en la zona abdominal

¿Qué puedes hacer?

  • Levántate cada hora de tu lugar y camina un poco
  • Utiliza las escaleras en lugar del elevador
  • Camina en lugar de usar el coche
  • Haz ejercicio
  • Realiza estiramientos en tu casa o en tu oficina
  • Usa la bicicleta para transportarte
  • Mantén un estilo de vida activo
  • Realiza actividades en casa que impliquen moverte
  • Fortalece la zona de la espalda y abdomen
  • Mantén una buena postura

Muévete más, c+ activo