Blog >

Fiestas Saludables

Club C+ te desea fiestas saludables

Por: Viviana Gallegos.

Nutrióloga Club C+ Nuevo Polanco.

Ya estamos en diciembre, y eso quiere decir que nuestros pensamientos se centran en la  Navidad. ¡Así de rápido llegó ya el fin de año! También es momento de que consideres cuidar tu alimentación durante este mes para que puedas disfrutar sin culpas de las fiestas que se vienen.

 La idea de una Feliz Navidad es disfrutar sin volvernos locos, no se trata de ser estrictos, sino más bien de ser flexibles. Los últimos dos meses del año y sus fiestas no tienen por qué representar una amenaza o ser un símbolo  de desastre, frente a todo el esfuerzo acumulado de todo el año.

Es en Noviembre donde comienza la tentación de probar todos los platillos de cada celebración que se presente, y de ahí hasta terminar el año, tenemos uno y mil pretextos para desenfocarnos. El problema radica en el exceso, ya que muchas personas usan este pretexto todos los días del mes, para darle rienda suelta a los antojos y se permiten cosas de las que se alejaron todo el año.

Piensa en los días de fiesta como la oportunidad  de aprovechar y matar tus antojos, pero sólo en una comida. ¡Eso sí! Toma decisiones inteligentes: tienes que entender que si te desatas en cada fiesta, reunión o cena a la que asistas, pierdes todo lo que has venido logrando. Busca el equilibrio y no pierdas la cabeza ante el banquete que se avecina.

Me permito enviarte unas recomendaciones que a lo mejor te pueden servir:

Entrena.

¡No postergues el entrenamiento! Toma una hora o dos del día, como si fuera cualquier otra temporada del año, para entrenar y hacer tu ejercicio cotidinao. Aún si no lo haces intensamente, estarás cumpliendo con tu entrenamiento y mantendrás el ritmo de actividad al que está acostumbrado tu cuerpo.

Cuando comiencen las posadas, por ejemplo. Aunque el día anuncie fiesta, mantente lo más activo posible. Camina al súper por los encargos para la fiesta, o realiza la limpieza  de tu casa, recorre la plaza en busca del atuendo perfecto para ese día o cualquier otra cosa que te mantenga en movimiento. El punto es que hasta el momento de llegar a la fiesta, tú te mantengas en movimiento.

No vayas a la fiesta con hambre.

Saltarte la comida sólo traerá como consecuencia que tu metabolismo se vuelva lento y tu ansiedad se incremente. Intenta hacer una comida pequeña antes de la fiesta; cuida que la base de ésta, sea proteína y vegetales. Así no llegarás con un apetito voraz y será mucho más fácil medirte en las cantidades.

Prepárate

Entre fiesta y fiesta, come muchos vegetales y frutas cargados de fibra, agua y nutrientes. Evita comer carne roja para que tu digestión trabaje sin complicaciones los días de celebración. Es importante comer cada 3 horas para mantener tus niveles de energía y evitar caídas de azúcar en la sangre, que te llevan mucho más facilmente  a los antojos.

Arma tu estrategia

Está comprobado que comes el 92% de lo que está en tu plato. El día de la celebración, reunión o cena, divide tu plato regular en tres y llena la tercera parte con proteína, puede ser pavo, o cualquier carne preferentemente blanca y magra; el segundo tercio con vegetales en su presentación lo más natural posible, aunque si no puedes hacerlo, pues aunque sea  pon algo del estilo de una ensalada rusa; y el último tercio con un carbohidrato, por ejemplo pasta.

Opta por compartir el postre con otra persona. La idea es que quedes satisfecho, sin llegar al punto de sentirte mal.

Bebidas alcohólicas

El cuerpo no puede metabolizar alcohol y grasas al mismo tiempo. Si consumes mucho alcohol, para tu cuerpo será prioridad sacarlo antes que a las grasas de tu sistema para metabolizarlo; con esto, dejará de quemar grasas como lo hace regularmente. Esto conlleva a que la grasa que comiste se acumule.

¿Cuál es tu prioridad?

Si tu plan es disfrutar de la comida, entonces cuida el consumo de las bebidas. O viceversa. Consume lo menos posible las bebidas dulces preparadas,  pues son un coctel de calorías, carbohidratos, azúcar y alcohol. En su lugar prefiere el vino, el vodka o la cerveza light.

 

Disfrutar de estas fiestas y de la comida con los amigos y la familia, no implica dejar de comer saludable y olvidarte del reto que te has planteado desde el inicio de año. Los días previos y posteriores a estas celebraciones, continua manteniendo una alimentación saludable y acompáñala de una rutina de entrenamiento.

Cuida tu cuerpo, cuida tu reto. ¡Felices fiestas!