Blog >

Factores que afectan el metabolismo

Se define como metabolismo, al proceso mediante el cual, nuestro cuerpo transforma lo que comemos en energía. Incluso cuando estamos en reposo, el cuerpo necesita energía para realizar sus funciones como la respiración, la circulación sanguínea y la reparación celular. El número de calorías que el cuerpo utiliza para estas funciones básicas, se conoce como: tasa metabólica basal.

El metabolismo puede verse afectado por diversos factores:

  1. La edad: a medida que pasa el tiempo y perdemos la juventud, la cantidad de músculo tiende también a disminuir, dando lugar a un aumento general de la grasa. El tejido graso quema menos calorías que el músculo. La tasa metabólica basal se desacelera en un 5 % cada década que pasa después de los 40 años.
  2. El género: Los hombres tienen menos grasa corporal y más masa muscular que las mujeres, por lo que gastan más calorías.
  3. La herencia: La tasa metabólica también es producto de tu herencia de generaciones anteriores.
  4. Un trastorno tiroideo: El hipotiroidismo (tiroides hipoactiva) y el hipertiroidismo (tiroides hiperactiva) pueden desacelerar, o acelerar, el metabolismo respectivamente. 
  5. El peso: Cada tejido de tu cuerpo contribuye en diferente proporción,  al metabolismo basal o el que usas en reposo. Los músculos aportan más que la grasa por unidad de masa. Como es más denso, el músculo aporta mucho más por cada unidad de volumen; por lo mismo, es ideal manter un porcentaje alto de músculo en el cuerpo.
  6. El tamaño de tu cuerpo: El ritmo metabólico aumenta en relación a un mayor peso, y talla, así como del área de superficie de tu cuerpo.
  7. La composición del cuerpo: los tejidos de grasa tienen una actividad metabólica menor, que los tejidos musculares. Conforme se incrementa la masa muscular magra, la tasa metabólica también aumentará.
  8. El clima y la temperatura corporal: la tasa metabólica promedio de las personas que viven en climas tropicales, por lo general, es entre 5 y 20% más alta, que las que habitan en zonas templadas; lo anterior, porque requieren de más energía para mantener una temperatura corporal adecuada.
  9. La actividad física: La que se realiza en un clima caluroso, también supone una carga metabólica mayor. La cantidad de grasa corporal y la efectividad de la ropa, determinan la magnitud de aceleración del metabolismo en los climas fríos. Esto se debe a que se consume más energía a fin de mantener el cuerpo caliente, si trabajas o te ejercitas en un clima muy frío.
  10. Dietas extremas: Un déficit importante de energía, afecta la tasa metabólica y conlleva a deficiencias en algunos nutrientes, debido a que limitan la variedad de alimentos que se ingieren.

“No empieces una dieta que terminará algún día, mejor te recomendamos comenzar con un estilo de vida y de alimentación, que dure para siempre”.

Por: Nayeli Márquez Nutrióloga C+ Buenavista