Blog >

Sección de Nutrición: Nutrición en la Mujer


El papel que asume la mujer en la vida, dedicada a sus tareas familiares, domésticas y laborales, hace que en ocasiones no se alimente de la forma adecuada y que llegue a presentar carencias de vitaminas y minerales.
Además,  muchas mujeres se someten a dietas rígidas, bajas en calorías, que causan deficiencias en algunos nutrimentos y en ocasiones pueden provocar verdaderos problemas de salud.
Las necesidades energéticas y nutrimentales de la mujer varían con la edad y las distintas etapas de su vida. Así, la dieta ideal en una adeolescene tendrá unas necesidades energéticas y nutrimentales diferentes a las de una mujer postmenopáusica. Con los años se deben de ir haciendo cambios en tu dieta para mantenerte saludable y enfrentar algunos problemas que en el futuro se puedan presentar.
En caso de las mujeres embarazadas o en periodos de lactancia se debe cuidar especialmente la alimentación, ya que debe garantizar el aporte energético y nutricional necesario para el niño y para la madre. Sin embargo, la dieta durante el embarazo no es sustancialmente diferente de la de una mujer normal, simplemente hay que hacer hincapié en el aporte suplementario de aquellos nutrimentos donde existe una mayor demanda.
A partir de los 50´s nuestro cuerpo va perdiendo masa muscular y el metabolismo baja, lo que nos pone en riesgo de aumentar de peso. Te recomendamos consumir alimentos ricos en proteína de alta calidad, como pescado, huevo y lácteos descremados y aumentar la actividad física.

La dieta ideal para la mujer es aquella que sea suficiente, variada y equilibrada, que asegure el aporte de todos los nutrientes necesarios en la cantidad adecuada, ajustándose a sus gustos y preferencias y que resulte fácil de llevar.
Algunos tips que C+ te puede dar son:
- Ten buenos hábitos optando por cereales integrales (pan, pasta y arroz integral) en lugar de refinados (bolillo, pan blanco, pan de dulce).
- Elige alimentos enteros y sin procesar, por ejemplo, cómete una manzana o una naranja en lugar del jugo.
- De preferenacia, consume lácteos sin grasa.
- Fracciona tu dieta en varias comidas más pequeñas. Cuatro o cinco al día es mejor que dos grandes.
- Alimentarnos fuera de casa siempre es difícil, procura que los miembros de tu familia tengan una buena alimentación.
- Debemos de predicar con el ejemplo, buscando tener habítos saludables,  actividad física y una buena nutrición a lo largo de nuestra vida.