Blog >

La importancia de la Hidratación


No hay duda de que lo que un deportista come y bebe puede afectar su salud, su peso y composición corporal, la disponibilidad de substratos durante el ejercicio, el tiempo de recuperación tras el ejercicio y, por último, la realización del propio ejercicio.
Durante el ejercicio se pierde mucho líquido y es necesaria una frecuente hidratación. Esto se explica al decir que durante la actividad física la producción de agua metabólica se incrementa con el aumento del metabolismo energético. Así también, la pérdida de agua durante el ejercicio aumenta debido al mayor calor del cuerpo, ante esto nuestro organismo comienza a sudar, perdiendo más agua, para tratar de disminuir el calor. De esta manera, el sudor se transforma en la vía más rápida de pérdida de agua durante el ejercicio.
Todo desequilibrio hídrico puede afectar negativamente el rendimiento físico y se puede llegar a padecer un cuadro grave debido al golpe de calor.?Al sudar excesivamente tendremos una baja en el nivel de potasio, magnesio, al igual que de hierro.Estas carencias producirán en nuestro cuerpo: debilidad muscular, desgano general, apatía, somnolencia, espasmos musculares, calambres, rigidez muscular.

Tratándose de deportistas, las pérdidas hídricas son mayores, por lo que se incrementan los requerimientos de agua. En condiciones extremas, las necesidades hídricas pueden aumentar 5 o 6 veces por encima de lo normal, dependiendo en gran manera de la forma de sudar. Para mantener este equilibrio hídrico es necesario consumir aquellos alimentos que contienen más potasio.

Cuando nos da sed a la hora de estar haciendo ejercicio ya llevamos aproximadamente 20 min de deshidratación, cuando no se trata de un deportista de alto rendimiento, la hidratación con agua es más que suficiente. El consumo constante de líquidos durante el ejercicio prolongado reduce el riesgo de deshidratación.
Como conclusiones sobre las consecuencias fisiológicas de la deshidratación podemos decir
1.              El déficit de agua corporal ocurre desde los compartimentos de fluidos intracelulares y extracelulares.
2.              El déficit de agua corporal ocurre en un primer término desde el músculo y la piel.
3.              Incrementa la viscosidad del plasma y disminuye su volumen.
4.              Reduce el rendimiento del ejercicio aeróbico; la magnitud de esta disminución del rendimiento es menor en ambientes cálidos.
5.              Reduce las respuestas de la pérdida de calor y elevando la temperatura central.
6.              Reduce el volumen sistólico; y puede reducir el rendimiento cardiaco durante ejercicio bajo calor.