Blog >

La importancia de la planificación del entrenamiento

Un año no puede empezar  bien sin propósitos o un reto por cumplir. Trazar un plan es un proceso que está hecho para cumplir un objetivo; tener una estrategia, y se trata de un conjunto de acciones de las cuales se ha previsto todo, para hacerlo en el tiempo propuesto. 

Lo anterior es un proceso común en las empresas, ¿pero que no es el cuerpo una empresa en sí misma? Así que, un entrenamiento requiere planificación para obtener resultados. 

Los atletas de alto rendimiento, como los profesionales o los que van a las olimpiadas tienen esto en común: planean con tiempo sus entrenamientos. No se trata de sólo decir que el lunes te toca pierna y el jueves espalda. Esta planificación toma en cuenta muchos aspectos.

Debe de ser minuciosa. Es el primer paso para asegurar que el entrenamiento que vas a realizar será efectivo, encaminado a lo que quieres lograr y dar un repaso de lo que sí y no necesitas. 

Primero, realiza algunas pruebas físicas que te ayuden a saber tu estatus actual como atleta; siéntate y clarifica cuáles serán los objetivos a cumplir en el año, aquí debes incluir las capacidades físicas que debes desarrollar para lograrlos. 

  • Es inevitable ignorar el tiempo y el ritmo de vida que llevas, generalmente. En tu plan debes tomar en cuenta cuál es la cantidad de tiempo disponible que le darás a las sesiones y cuántas veces a la semana necesitas asistir para entrenar. 
  • Es imposible ignorar el tiempo y el ritmo al que llevamos nuestra rutina diaria; es por esto que debes contemplarlo antes de trazar tu plan: cuánto tiempo estás dispuesto a darle a cada sesión de entrenamiento y la cantidad de veces a la semana que debes asistir para lograrlo. Así como hacerte consciente de las otras actividades que complementan tu vida. 
  • Tomar en cuenta los elementos anteriores es lo que te ayudará en la preparación de tu plan de entrenamiento para hacerlo de manera óptima, seas o no seas atleta. 
  • Los entrenadores suelen considerar para desarrollar distintas capacidades, además de lo anterior, aspectos como qué actividades te servirán para cumplir tu objetivo; la frecuencia de los entrenamientos y de las actividades; además del volumen de trabajo y la intensidad adecuada. 
  • El 2018 apenas está comenzando, estás a tiempo para planificar tu entrenamiento. Por lo general, en el gimnasio es muy recurrente escuchar a personas que buscan desarrollar su resistencia aeróbica, su velocidad, su tamaño muscular (hipertrofia) o tono muscular, su resistencia muscular o la flexibilidad de su cuerpo. ¿Alguna de las anteriores es tu objetivo, o en lo que vas a trabajar se trata de algo más grande? 

Las capacidades antes mencionadas pueden planificarse para un óptimo desarrollo y evitar la pérdida de tiempo, garantizar resultados y prevenir las lesiones. Es el momento perfecto para sentarte y pensar en cuál es tu reto, y trazar el plan que te ayudará a conseguirlo.