Blog >

Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus


Aunque no hayas leído el libro, sabes que las diferencias entre hombre y mujeres son muy claras en muchos aspectos. Uno de ellos es la forma física. Los organismos de hombres y mujeres son muy diferentes desde su funcionamiento metabólico, sus hábitos alimenticios y el tipo y cantidad de ejercicio que necesitan. A continuación describiremos esas diferencias para que puedas comprender el porque y utilizar tus puntos fuertes a tu favor.

Primero hablaremos de las hormonas, empezando por la testosterona. La testosterona es la hormona que permite a los hombres desarrollar los músculos. Las mujeres también la producen pero en menor cantidad, y producen mayor cantidad de estrógeno. Estas diferencias hormonales tienen efectos en muchos otros procesos importantes como lo es el metabolismo y con esto marcando diferencias físicas importantes.

Además, en general las mujeres son entre 7 y 10 centímetros más bajas de estatura que los hombre y pesan en promedio 10 kilos menos. También, son más pequeñas en general, tienen una estructura más delgada y desarrollan menos masa muscular, lo que hace que su metabolismo sea más lento. La mujer debe almacenar más grasa para el momento en el que se embarace. Esto no quiere decir que la mujer no pueda desarrollar el músculo y la fuerza, solo que es más difícil lograrlo que para el hombre.

Por otro lado, en promedio las mujeres son más elásticas que los hombres. Eso es, por la misma masa muscular más desarrollada en los hombres que dificulta la extensión de las articulaciones. La elasticidad es hasta un 10% mayor en la mujer, al igual que la movilidad articular. Y como las mujeres tienen una cintura pélvica mayor, presentan mayor movilidad en estas articulaciones.

Otra diferencia importante, es que los hombres sudan más que las mujeres porque tienen más glándulas sudíporas. Las mujeres tienen el corazón mas pequeño, lo que se traduce en una Frecuencia Cardiaca mas elevada, un menor volumen sistólico y menor pulso de oxigeno. Y al tener una caja torácica más pequeña, la respuesta respiratoria de las mujeres es menor.

La última diferencia de la que hablaremos es de la preferencia de la actividad física. En general, las mujeres tienden a hacer menos actividad física que los hombres desde la infancia. Las mujeres, se inclinan más por el trabajo cardiovascular y las clases grupales y los hombres pasan más tiempo en el área de pesas. Las mujeres, se enfocan más en trabajar la parte inferior del cuerpo (glúteos y piernas) y los hombres en la parte superior (brazos, pecho y espalda).

Por: Ana Paula Flores
Máster en Administración y Tecnología del deporte