Blog >

Mantente en forma durante el verano


El verano generalmente nos hace pensar en las vacaciones, que son ciertamente una época de descanso en la que el ejercicio y la dieta saludable son menos o casi nada importantes. No es malo hacerlo de vez en cuando, sin embargo, cuando esto se prolonga por más de un mes, empezamos a notar cambios evidentes en nuestro cuerpo y un retroceso en todo el progreso logrado con dieta y entrenamiento los meses anteriores. Es por esto que te invitamos a  tomar ciertas medidas, que no implican mucho sacrificio en tus vacaciones, pero si te apoyarán a que no eches a la borda todo el esfuerzo logrado hasta ahora.
Mídete con las cantidades: En muchos hoteles y restaurantes, sobre todo en aquellos que cuentan con la modalidad ?todo incluido?, se ofrece una gran diversidad y cantidad de platillos; sírvete solo una vez y en pequeñas porciones, los alimentos que más te gusten.
Sácale provecho al plan todo incluido. Si estás en un hotel con un plan ?todo incluido?, en un crucero, o en un formato de vacaciones en donde puedes consumir todos los alimentos que quieras,  puedes pedir que te preparen un desayuno ligero si es que tienes planeado comer o cenar algún ?antojo? de estos que no caben en ningún régimen para cuidar tu peso. Realiza un balance en las calorías que consumes a lo largo del día, por ejemplo, toma un desayuno ligero, una comida con algunos ?antojos?, pero una cena ligera.
No te excedas con las frutas.Las frutas también tienen azúcar, no por pedir un gran plato de frutas por la mañana combinado con yogurt y miel estas comiendo adecuadamente. Es mejor comer proteínas acompañadas de un cereal y más tarde fruta o verduras. Incorporar colaciones entre las comidas, evita que consumas grandes cantidad de alimentos a la hora de comer y/o cenar. Las verduras verdes son la mejor opción para las colaciones y puedes acompañarlas con limón y un poco de sal.  Cuidado también con los aderezos aceitosos o cremosos.
Toma agua. Muchas veces sentimos que tenemos hambre cuando en realidad lo que tenemos es sed. En algunas ocasiones, el cerebro no manda la señal correcta al cuerpo. Siempre ten a la mano una botella de por lo menos un litro y rellénala constantemente, especialmente en lugares tropicales de mucho calor. Evita los refrescos y las bebidas hidratantes que son altas en calorías.
Cuidado con las bebidas alcohólicas. Lo primero que hay que tomar en cuenta es que los cocteles y bebidas que combinan el alcohol con las frutas y jarabes pueden llegar a tener más de 500 calorías cada una. Consume preferentemente vino blanco o tinto, si tomas algún destilado que sea con agua mineral o natural, y por cada copa, uno o dos vasos con agua para eliminar el alcohol más rápidamente de tu organismo y el que no te deshidrates.
¡Ejercítate!   Mantenerte activo no significa necesariamente ir al gimnasio dos horas al día; en la playa por ejemplo, puedes practicar algunos deportes como el voleibol, el surf, la caminata sobre la arena, etc. Recuerda que caminar es la mejor forma de conocer un lugar y esto también te mantiene activo. Igualmente puedes utilizar las escaleras en vez de los elevadores incrementando con esto tu actividad física, haz esto en los hotel,  museos, el aeropuerto, el metro o los parques temáticos o de diversiones que visites.
Estar de vacaciones no necesariamente significa dejar atrás todos los logros conseguidos con tu esfuerzo, sino simplemente salir un poco de la rutina, descansar de tus actividades cotidianas y disfrutar de los placeres de la vida sin dañar tu salud, ni maltratar tu cuerpo. ¡Disfrutar de forma consciente es la clave!
Si deseas más información al respecto, acércate al área de nutrición en donde podemos diseñarte un plan de alimentación adecuado a tus necesidades.
Por: Nayeli Márquez
Nutrióloga de C+ Buenavista